CARPE DIEM!

Mis sonrisas diarias

jueves, 8 de agosto de 2013

Run away with me

No se si estaba segura de aquella insensatez, no lo había consultado si quiera con mis padres, porque seguramente ellos me lo hubiesen negado, ellos no me hubiesen dejado huir. Pero esta vez la decisión estaba en mi mano, me había dejado llevar por la situación, y cometí una locura de la cual me debo hacer responsable. Mi mochila estaba lista, aun estaba a tiempo de entregarme y huir del miedo y no hacer mas locuras. 
Un ruido golpeo la ventana, me estremecí y me gire, me asome al balcón llena de miedo y ... ¿si nos han pillado? No puede ser. 
Al mirar por la ventana vi allí a James que me aguanto el grito con un beso. Debía huir lo quería mucho. Lo amaba.
En realidad no era tan difícil solo teníamos que cruzar el bosque perdernos por allí, nada mas, era fácil y venia James conmigo, podría vivir encadenada a el si hiciera falta. Aunque se que el odia no tener su propio espacio, siempre me ha cuidado y me prometió seguir haciéndolo, y confió en el, es de lo único que estoy segura.
- ¿Estas lista cielo?
Me encantaba cuando me decía cielo, era tan dulce.
- James... Yo...
- Venga Irún, ya hemos hablado de esto, si no escapamos ahora y mañana no nos entregamos nos mataran, lo hicimos y ya esta. Lo hicimos por la justicia ¿recuerdas?
- Si... supongo que matar a los altos cargos no estuvo bien, pero porque nunca puede ganas la justicia, y porque solo nosotros, ¿y los demás rebeldes?
- Oh dios, sabia que no tenia que meterte en esto Irún, siento haberte condenado a esto.
- No en realidad solo quería decir que nunca me sueltes la mano, nunca me abandones, ¿vale?
Salio una sonrisilla de James y la cogió por la cintura. Ella se ruborizo.
Irún cogio su mochila y los dos corrieron durante la noche de la mano hasta llegar al bosque.
Irún ya estaba agotada pero no quería decirle nada. 
Consiguieron llegar al bosque al fin.
-¿Ves? Ya estamos aquí. 
Irún sonríe mientras sus parpado descienden mientras apoya su cabeza en pecho de James.
Corrieron, rieron, se besaron... Solo los arboles eran cómplices de su locura.
Estaba claro que se amaba, estaba claro que eran la pareja perfecta, hasta esa misma tarde se empezaron a escuchar ruidos y trotes de caballos.
James cogió rápidamente a Irún de la mano ambos sabían de sobra a que correspondía ese ruido. 
Empezaron a correr, sin parar, Irún no podía parar de llorar, porque lo hizo, ¿tanto lo quería? solo pensaba en todo lo demás que habían dejado atrás, en la mano de James, en el propio James que aun no entendía porque hacia eso. Que ingenua. El estaba igual de enamorado que ella. Porque tenia que acabar todo asi. No. Podían huir. Podían ir a un sitio nuevo. 
De Repente empezó a llover Irún la creyó aliada, pero en ese momento ella se escurrió y tropezó. James se paro en seco he intento agarrarla.
Estaba empapada de lagrimas, agua y barro. James no soportaba verla a así. ¿Porque la metió en esto?
- Vamos Irún, podemos llegar lejos, podemos ser grandes
- Si
Irún corría como podía mientras los ruidos les iban comiendo el terreno. 
Un pistoletazo se escucho entre los arboles que estaban detrás de ellos.
Ambos palidecieron, no querían mirar atrás. 
Tampoco podían correr, una enorme grieta dividía el bosque.
Estaban acorralados
- Oh que bonito, la pareja feliz
James apretó los dientes.
- No os preocupéis os vamos a librar de ese cansancio, ademas la chica es preciosa. No encargaremos primero de ti Romeo.
-NO NO NO.
Gritaba sin parar de llorar Irún
James cerro los ojos
-Irún, lo siento, te quiero mucho. Tu eras realmente mi sueño inalcanzable.
Irún abrió los ojos, y recogiendo todo el valor del mundo se interpuso entre la bala y el chico.
Irún cayó desplomada al suelo, la hierba se teñía de color carmín.
Los guardias atónitos por lo que acababan de ocurrir, dejaron al muchacho allí tirado, le hicieron cortes por todo el cuerpo, junto al cadáver de la chica. James con las pocas fuerzas que le quedaban entrelazo sus dedos. La beso. No paro de llorar y dejo que el viento llevase sus almas a un buen sitio del bosque.
-Lo siento mucho. 
Los dos soñadores, murieron en aquel bosque. Quizás algún día pudieran escapar.
Quizás algún día se reencuentren en otra vida, se crucen por la calle y ni siquiera se saluden. Ni siquiera se conozcan. Y así es como el amor, la justicia y el orgullo dejaron los dos cadáveres entrelazados.
Aunque James sabía que en realidad jamas llegarían al otro lado, pero el amor lo hizo huir para salvarla a ella y gracias al orgullo quiso saber cuales eran los limites a los que podían llegar. 


1 comentario:

Marlene Gaskarth dijo...

Shiquilla. Me han encantado todas las entradas. Jo. Y esta es que qsdjwfhhgewurg. Holo holo holo. El hombre del saco. OMFFFFFFFFFFFFFFFFGGGGGGGGGGGGGGGGG. *-* La musica es sexo y tal. Jo, ¿en serio te gusto Love of Lesbian? Memosiono.